jueves, 26 de junio de 2014

Artefacto Efímero nº27

Cielo e Infierno,
el cielo se abre
y es solo una creación
de la mente.
Despierta, espíritu,
mente alienada,
demonios insuflados
por las noches de dolor.
No hay cabida para ellos
en tu nuevo hogar.
Luz, luz, más luz.
El único demonio
es tu propio miedo,
me dices,
evitando con esos ojos
universales
los reflejos del sol.
Todo lo que queda
al final
es simple compasión,
absoluta,
profunda.
Amor.



martes, 10 de junio de 2014

Exposición DAVAI

Hace un mes participé en la exposición del Colectivo DAVAI en la trasera de la Facultad de Bellas Artes de Madrid. Bajo la temática de Dentro/Fuera, aporté un par de fotografías intervenidas junto con mi compañero Alex Rodriguez Terrón.








Industrial / Kraut.

Borrador de una letra cualquiera para una canción cualquiera de tipo Industrial/Kraut/Futurista.



Si en verdad la ciudad
fuese de Cobalto,
de cúpulas cristalinas
y palacios mecánicos.

Las luces surgen
del corazón de las personas
que aman el mundo,
y se deshacen en llamas.

Surgen de las sombras
pequeñas chispas de aire,
creadas en las cumbres
revividas en ánimas.

Reímos por las calles
cubiertas de ceniza,
como nieve en invierno
de los sueños tristes
que jamás germinan.

Fuimos retratados
por máquinas vacías,
funcionaban con esperanza
y volvían al olvido.

Símbolos extraños
aparecían en mi piel,
eran las promesas
que tu rompiste ayer.

Esta es nuestra ciudad
construida con Cobalto,
cúpulas cristalinas
y palacios metálicos.








Sangre y cemento.

El mundo se está desmoronando a tu alrededor,
dando vueltas como peonza,
torbellino demoníaco,
oscuridad y viento
en las largas noches de 2014,
donde solo hay frío,
para ti y para mi, para todos,
fragmentos de lo bello
que se queman en las esquinas,
contenedores en llamas,
carreras inesperadas y lamentos,
muchos lamentos,
sangre en la brecha,
lo bello se transforma en pavimento
por ir en otra dirección,
cuando no queda nada que hacer,
y el miedo es la sombra
que se cierne sobre el firmamento.

Este es tu mundo,
este es nuestro momento,
débil cordel que terminará
estrangulando lo joven.
Cuando gastas el poco dinero
que tienes
en lo absurdo,
luchas contra la noche
y defiendes la luz,
el rayo, Dios,
sea lo que sea,
la poesía.

Entonces eres libre,
ermitaño, solitario,
loco, pero libre.