viernes, 9 de octubre de 2009

Epitafio Lorquiano


Y es que mi querido Lorca vuelve a estar de actualidad, debido a la profanación que le quieren hacer en su mítica fosa.

Lorca, hermano,
he aquí tu sangre,
derramada por la mano.
Del fusil por la bala que arde.

Si mi ángel es también el tuyo,
benditas sean las tristezas,
pues como rocas sin impurezas,
hago mío del cielo su rayo.

Descansa en paz, hermano,
la Alhambra eterna,
vigila tus restos,
y en el aljibe,
esperan tus lamentos.

No hay comentarios: