domingo, 1 de febrero de 2009

Desfile Triunfal

¡Qué magnifico y dorado esplendor!
procesión invicta que al cielo clama,
son son los soldados de mi alma,
que han conquistado tu amor.

Vienen con pendones carmesíes,
lanzas argentarias inmaculadas,
cimeras a fuego grabadas,
y entre capas de rubíes.

Cantan nuestra victoria solar,
que ningún ser logró jamás,
sentimiento divino que siempre amarás,
y en nuestro corazón podré atesorar.